FERATUM, VIDA EN OTROS MUNDOS… Rememorando el IV Festival de Cine Fantástico, Terror y Sci-fi, Feratum (2015)

5 10 2016
Tina Romero and The Killer Film

Con una de las homenajeadas en el IV FERATUM, la actriz de leyenda, Tina Romero, además inspirador de la efigie que son los premios ALUCARDA, otorgados a lo mejor de la producción nacional exhibida durante el festival.

Por The Killer Film, el crítico enmascarado.

Soy máscara y también humo, que incorpóreo se intercala y flota en el ambiente. La luz de los proyectores me extrae desde la matrix cinematográfica en la que yazco y me lanza, como a través de un túnel hacia superficies y pantallas. Para hacerme visible es necesaria la luz pero también la obscuridad. Así soy lanzado al húmedo Tlalpujahua, pueblo más que mágico, hechicero, sede del Festival Internacional de Cine de Fantástico, Terror y Sci-fi, FERATUM, organización que desde hace poco más de 6 años ha propuesto una importante actividad cultural y cinematográfica en esa zona central de México, ya en los caminos de Michoacán.

Proyecciones de películas -muchas de estreno en México-, mesas temáticas, conferencias, presentaciones especiales, invitados, masters class, y actividades lúdicas pueden apreciarse y presenciarse año con año inmersos en un escenario muy genuino, con sabor a México, madera y montaña, un pueblo cuya gente y dinámica envuelve los eventos de FERATUM con sus actividades cotidianas, la vida en la plaza pública, alrededor del kiosko, en el mercado, los locales y puestos de comida, el tianguis sabatino, los talleres, misceláneas, carpinterías, las pequeñas fábricas de esferas y hasta las cantinas le van bien al marco de fantasía, y a la gente, en nada parece extrañarle los cientos de personas que durante una de las noches del festival, maquillados y disfrazados andan por todo el pueblo hasta conformar un recorrido rumbo al legendario templo enterrado: la Marcha de las Bestias: uno de los eventos más originales del festival y de los más esperados tanto por locales como por visitantes, todo debidamente resguardado por personal de protección civil, al tratarse de un evento que atrae un contingente humano bestial .

Según veo, corriendo el carrete al revés, la edición del 2015 constó de 4 días de programación de películas y eventos, del jueves 1 de octubre al domingo 4, teniendo como principales sedes el Teatro Cenobio Paniagua (ex Teatro Obrero), la enigmática Capilla Cofradía, la Plaza Pública y el Museo Hermanos López Rayón, en este último por cierto, en un afortunado paseo dominical disfrutamos de un fino esperpento museográfico logrado por la sección FERATUM ARTS que expuso el trabajo de 10 artistas michoacanos tanto en las salas destinadas a las exposiciones temporales como interviniendo las exposiciones permanentes –en las que se exhiben piezas que van desde antiguas maquinarias, imprentas, carros y herramientas de minería hasta recortes de viejos diarios con noticias de la inundación de una parte del pueblo debido al histórico alud del 27 de mayo de 1937 -hecho recordado como la tragedia de Las Lamas– o sobre visitas de extraterrestres a esta región minera. Óleos y pinturas dedicadas a héroes Independentistas de México, sobre todo a los regionales López Rayón, Ocampo, etcétera, o una colección numismática, se mezclaron con el trabajo de Ricardo Barraza Lancaster, Davinowsky, Efraín Ochoa Flores, Pahko Moreno, Benjamín Arroyo Aceves, Erhan Gongul, Jorge Morán, Juan Carlos Mori, Miguel Ángel Vargas Ochoa Mike y Ricardo Neri Prado, en conjunción con las gestiones del curador Alfredo Gallegos y de la Fundación NOVANGARDO. En serio que si disfrutamos de lo ecléctico de la muestra y de la museografía por lo que preparé una galería de imágenes que te invito a visitar:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Transbordador fílmico…

La gala inaugural estuvo a cargo de Ladronas de Almas (México, 2015) de Juan Antonio de la Riva, un importante lugar para una cinta mexicana pues unas de las principales intenciones de este festival -según mencionó su director Miguel Marín- es apoyar las producciones del cine mexicano. Parte del elenco del filme del cineasta duranguense y los productores estuvieron presentes, y junto con el público e invitados especiales vimos su película ubicada en la etapa del México Independentista (1815), no apta para los ya “habituados” a los zombies vía The Walking Dead, pues la cinta echa mano de una leyenda propia de México, un mito construido, escrito y ubicado en la época de la Nueva España, más específicamente aborda los ritos y leyendas del vudú utilizado e introducido a estos territorios en aquella época vía África, El Caribe, Las Antillas, el comercio de esclavos y el asentamiento de las comunidades afroantillanas en tierras novohispanas, lo cual me parece un acierto fílmico, pues no son pocas las ocasiones en se deja escuchar en discusiones y cine debates algo muy cercano a un clamor: la necesidad de productos culturales nacionales (ya sean películas, cómics, literatura, juguetería, arte, series on line) inspiradas o basadas en la rica sección de los mitos y leyendas en Latinoamerica, y en lo vasto de sus distintas etapas históricas, vetas poco “explotadas” pero no abandonadas como nos muestra De la Riva a quien también escuché en su conversatorio en el mencionado Museo López Rayón, algo de gran remembranza para la ocasión fueron sus anécdotas como radioescucha de la emisión de la XEW narrada por “el primer actor de habla hispana” Arturo de Córdova: Apague la luz y escuche… Volviendo a Ladronas de Almas no por habitual dejamos de lamentar que desde aquel estreno mundial no haya estado hasta el momento ofreciéndose en la cartelera de su propio país, que bueno que en FERATUM, tuvo una excelente vitrina de exhibición que incluyó posteriores corridas especiales junto con otros títulos ganadores en algunas salas de la cadena Cinépolis.

Feratum IV dedicado a la vida en otros mundos fue el aterrizaje de una enorme plataforma cinematográfica fantástica, de horror y ficción en Tllpujahua, un festín para el cinéfilo compulsivo que tuvo la oportunidad de ver películas aún antes de la gala inaugural, como sucedió la tarde del jueves 1º en la Capilla Cofradía, un espacio que guarda algo de sacro y también de profano, pues durante la Colonia se ofrecía ahí misa a la población indígena de la región, mayoritariamente Mazahua, apartada de la población noble, mestiza y española que acudía a misa en la Parroquia de San Pedro y San Pablo, hoy conocida como Santuario de Nuestra (su) Señora del Carmen. La irreverente y queer Jorge y Alberto contra los Demonios Neoliberales de Hernán y Gonzalo Quintana (Argentina, 2014) exorcizó todo mal en este poblado, por lo menos en esta sede ancestralmente alternativa. Más tarde vimos ahí mismo el mediometraje neogótico, Noperabbou (Japón, 2015) de Tomori Tsubasa y al salir, ya de noche y caminando junto al santuario iluminado, adornado con algunos bajos relieves en cantera rosada que representan seres-sirenas sin rostro, ya no sabíamos que pensar, si la leyenda japonesa del fantasma sin rostro tratado en la película había desbordado la pantalla, si habían puesto demasiado epazote a las inigualables quesadillas de los portales o si todo era el efecto de viajar fugazmente unas decenas de kilómetros desde el DF para llegar y ver sin más películas de terror, buen suspenso y efectos visuales, encuadres bastante limpios dentro de la obscuridad.

En dicha sede sacrílega también pudimos apreciar el viernes 2 y el sábado 3 los programas de cortometraje internacionales y nacionales. De los mexicanos nos gustaron las propuestas visuales de Isis (Paco Ramírez, 2015) Zerch (Javier X. Velasco, 2015), Elisa Ilusa (Antonio Cárdenas, 2015), Plastik Lub (María Bautista Neumann, 2015) y Mometzcopinqui (Héctor Daniel Pérez, 2014), en todos la narrativa fantástica fluye gracias a la conjunción armónica de varios elementos que se amalgaman en imágenes sólidas, que nos llevan a suponer que al cine mexicano de los próximos años podrán sumarsele como punto de referencia, varios títulos bajo tratamientos y lenguajes innovadores departe de estos cineastas que comienzan a mostrarse.

En la esquina de la experiencia, apareció al lado de su second, el maestro del gancho al hígado del cine independiente mexicano: Leopoldo Laborde y parte de su elenco, hicieron acto de presencia con su más reciente filme: Piel Rota (México, 2014), una propuesta nada convencional ni necesariamente cómoda para el espectador, con acciones, diálogos y algo que apreciamos del cine de Laborde: la cámara al hombro, lo delirante y a la vez “familiar” de las situaciones, y las locaciones que en cuanto a la Ciudad de México, es el escenario en dónde transcurren casi todas las historias de Laborde, quien sabe como colocarte allí, Chilangolandia se nos hace muy bien aprovechada en sus películas en la que la “Mega-locolis” se muestra como lo que es: un espacio múltiple en su cotidianidad y diversidad geográfica y socio-económica, que no se reduce a la Roma-Condesa.

Para terminar con los momentos de sudor frío vividos en la capilla, el domingo 4 estuvimos en la proyección de Perdidos (México, 2014) de Diego Cohen, una película bastante recomendable en cuanto a la tensión que logra y a la dirección de actores que nos mantiene al filo de la butaca. En cuanto al planteamiento de un supuesto found footage recuperado y edificaciones que prácticamente engullen a sus osados visitantes encontramos coincidencias temáticas de esta cinta con la también exhibida aquí, la peruana Poseídas (2014) de Sandro Ventura pero el look y ambientación sórdidos impresos por Cohen, que rayan en lo nefasto y la náusea, hacen de Perdidos una película realmente perturbadora, no recomendada para calificadores de video solitario, editores, materiales audiovisuales, archivistas y veladores.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Encuentros cercanos en el Cenobio Paniagua.

Ver una película a media noche y otra más al terminar, en una sala de cine en un nebuloso pueblo ya parece de algo de película, lo es y en FERATUM esa fantasía se cumple en el Teatro Cenobio Paniagua, con calidad de sonido y visualización en todas sus funciones, pudimos ver el jueves después de la gala de apertura, la enfermiza Excess Flesh (EUA, 2015) de Patrick Kenelly, ideal para salir de la función y echarse unos tacos de cabeza, con su vaporcito bajo el plástico, acompañado de tu inseparable amigo o amiga en el tradicional puesto trasnochador y bajoneador del pueblo (no deje de probarlos). Bajo esa misma fórmula cine-taco nocturno se ofrecieron The Editor (Canadá, 2014) de Adam Brooks; Fear Clinic (EUA, 2014) de Robert Hall que cuenta con la actuación del legendario Robert Englund; Headless (EUA, 2014) de Arthur Cullipher planteada como una película slasher “perdida de 1978” que se proyecto a las 02:00 am del ya sábado 3; o la filipina Violator (2014) de Dodo Dayao. La película que cerró el festival fue la esperada, divertida y ochentena Turbo Kid (Canadá, 2015) con la actuación del mismísimo Michael Ironside, otro fugado de V, Invasión Extraterrestre. Persecuciones en bicicleta, villanos enmascarados, escenarios, música y estética retro-futurista con uno que otros accesorios neo vintage -como los walk man- colman de turbo a todo kid, chico o grande, un trabajo arduo, con buenos resultados departe de los directores Anouk Whissell, François Simard y Yoann-Karl Whissell y detallista departe de Chystian Beaudoin en el dirección de arte y de Charlotte Vézina en el maquillaje. Inséctula de Mike Peterson (EUA, 2015) fue otro de los títulos que pudimos ver, sigue la fórmula del chupasangre de señoritas pero en versión larva prehistórica, con una paleta de colores y efectos visuales bastante destacables creados por el miso Paterson; divertida, entretenida, de esas para ver en navidad, usted solito acurrucadito, apartadito de la familia.

Mirada al mundo luchístico.

Catalogado muchas veces como todo un universo, la mirada “al mundo” de la lucha libre no podía faltar en aquellas abducciones. Así acudimos a la proyección del documental Arena Azteca Budokan (México, 2014) de Orlando Jiménez R., sobre la vida y el transcurrir del tiempo en la casa de la familia de luchadores Moreno León, una arena de lucha en Ciudad Neza fundada por Alfonso El Acorazado Moreno el 5 de abril de 1961, y también a ver El Gigante (Cánada-México, 2014) cortometraje gore de la lucha libre dirigido por Gigi Saúl Guerrero, un cortometraje que siempre tiene una buena acogida e impacto departe del público, del cuál su diseño sonoro y fotografía nos envuelve y ahí sí: ¡no aplica lo de los tacos al salir de verla!. Creo que a los públicos les gusta mucho como este trabajo de LuchaGore Productions toca un tema de mucha actualidad de una manera tremendamente creativa: el de la migración clandestina hacia los EUA, y las fauces de su frontera, los peligros que siempre ha implicado pero recrudecidos con la voracidad y la barbarie demostrada en el mundo posmoderno, contemporáneo. A ambos trabajos les fue bien con los reconocimientos departe de los jurados de las distintas categorías.

Para otra ocasión les escribiremos sobre la barbacoa y la comida corrida del mercado de Tlalpujahua con sus tortillas hechas a mano, de las nieves de frutas, los oportunos mezcalitos de ocasión a la venta y cata en la plaza, los juguetes de madera de El Chavo, Los Simpson y Los Pitufos, los imanes para el refri, de la avecindada Mariposa Monarca, y de los desayunos ofrecidos por el festival entre amigos ¡una locura de charla, anécdotas, proyectitis y más..! FERATUM muy seguramente se potencializará en su próxima edición, la quinta, dedicada al circo. Una opción de cine y paseo ideal si está usted por Toluca, Metepec, Morelia, Atlacomulco, Ixtlahuaca, Ciudad de México y anexas, de esos dreams for chilango scape, se la recomendamos ampliamente.

Anuncios




CHAMBELÁN DE TUS XIII … Álbum del recuerdo del 13avo. Festival Internacional de Cine de Horror de la Ciudad de México: Macabro.

11 08 2015

10449978_10152542989445970_1868152730849058565_nEs tarde de sábado y has pasado horas jugando con los amigos en el parque, jugando fút o beis en el patio, o con tu perro… o practicando algún deporte, tal vez sólo caminando con rumbos de no sé dónde, no sé cuando. Otra opción en el menú de sensaciones es que sea el final de una larga semana laboral afortunadamente pausada por el atardecer de ese día, es cuando hay que dejar salir la saturday night fever a contagiar las pistas de baile… en otra ocasión… por el momento mejor quedarse a ver en Internet, devedés o blureis (que decir de las joyas que perduran en videocasete) alguna de esas películas de intensidad en entretenimiento, efectos visuales, diversión o chabacanería, te pones cómodo en el sillón, las palomitas listas para comenzar a rumiar el ritual del masaje audiovisual y sumergirse en esa otra dimensión, así nos sentimos aunque sea un medio día soleado entre semana cada vez que acudimos a ver alguna película del Macabro Film Festival que desde 2001 tiene su sede “nuclear” en la Cineteca Nacional de México aunque durante todo el año “estalla” expandiéndose de manera considerable por varios puntos y sedes de México. Cabe mencionar que en Macabro saben tanto por viejos como por diablos pues además de ser un festival de cine especializado es también uno de los más longevos en la creciente escena de los festivales cinematográficos en México, Macabro sabe renovarse y seguir como los muertos vivientes, airosos en el campo, fieles a su propuesta enfocada a la exhibición, difusión, generación de vida y contenidos culturales alrededor del cine de horror, suspenso, fantástico y de género.

El verano de 2014 durante el cumpleaños XIII de Macabro fui uno de sus chambelanes ya que participé además de como parte del jurado para reconocer al mejor cortometraje mexicano en competición del festival, como curador de la muestra de cine de horror y lucha libre Terror del Rudo -compuesta por diez largometrajes y cuatro cortos- y coordiné junto con el festival un merecido y muy emocionante homenaje para Tinieblas, el Capitán Aventura, el cual acompañado de su fiel Alushe, recibieron el cariño y reconocimiento del público reunido para la apertura del festival en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, que retumbo hasta sus cimientos por la ovación que este par de íconos de la cultura popular mexicana recibieron por parte del público, al aparecer sobre el escenario para que Edna Campos, directora del festival, les entregara un reconocimiento, también gozamos en ese clásico recinto capitalino con la proyección de The Curse of Styria (Hungría-EUA) con la presencia de su director el mexicano Mauricio Chernovetzky, una película que rescata el espíritu y ambientación gótica de la novela escrita en 1872 por Joseph Sheridan Le Fanu, Carmilla, historia de vampiros, de la cual se drena al lenguaje fílmico algo del erotismo sostenido en el misterio y en el amor lésbico propuesto por la sutil escritura del irlandés especialista en el misterio, también autor de In a glass darkly relato en que se basó el mago de la luz, el sueco Carl Theodor Dreyer para filmar en 1932, Vampyr.

Al otro día comprobamos que gozamos más al ver estas películas en el gozoso marco que brindan los festivales, muestras, jornadas, cine clubes o festivales, verdaderas fiestas del cine en que en el más afortunado de los casos es posible convivir tanto con los hacedores como con los cazadores de imágenes, así sucedió al arrancar con la muestra Terror del Rudo en el Cinematógrafo del Chopo con una de las películas favoritas de el enmascarado de plata, Santo contra el Doctor Muerte (Rafael Romero Marchent, México-España, 1973) y por la noche, en la Cineteca Nacional conocimos al artista y cineasta surgido de la escena punk Angelina, Charles Pinion quien nos presentó su divertida e interesante cinta en 3D estereoscópico, AmericanMummy, que nos encantó por ser una delicia de rigurosidad con los lineamientos y estética del slasher film, y aún más con el “cine de momias” o de “horror arqueológico” American Mummy después del festival fue rebautizada como Aztec Blood, cumple con todos los requisitos para ser una buena película de entretenimiento, trama intrigante (la maldición de Tezcatlipoca es liberada en forma de un virus de una tumba por una expedición arqueológica), personajes bien caracterizados -las chicas sexys, el científico-agente loco de Europa del este-, la expedición de universitarios y una momia azteca encontrada en Nuevo México, por supuesto, enterrada en esos lares en tiempos que se suponen muy anteriores al nacimiento de los conceptos de naciones y estados naciones, Aztec Blood nos hizo reflexionar sobre el papel de las leyendas, la mitología, la historia y la fantasía como poderosos elementos de cohesión entre los pueblos y los territorios más allá de las fronteras, para nosotros este filme es una manifestación más de los varios fenómenos en que observamos ciertas fusiones, fenómenos o compartimentos culturales en América del Norte, entre México, EUA y Canadá, fenómenos de toda índole que véase o júzguese bueno o malo, superan con facilidad las líneas divisorias -por si hubiese que extender los ejemplos ahí tienen lo tratado en el documental Narcocultura realizado por Shaul Shwarz entre Ciudad Juárez y El Paso en 2012. Siguiendo dentro de esa línea de mestizaje fílmico se exhibió también El Matador (México, 2013) de Gigi Saul Guerrero, chilanga residente en Vancuver cuyo nuevo cortometraje El Gigante (Canadá, 2014) está programado para el Macabro XIV, un audiovisual que vale la pena ver en la gran pantalla  y que transmite toda la potencia que se obtiene al desayunar gringas con harta salsa de maple canadiense…

Albi-grises y Mamula.

Un par de películas que nos gustaron, tal vez por el resultado que al parecer puede obtenerse de lo que se aprecia como un excelente trabajo en el diseño de producción y un manejo en los ritmos narrativos, impregnados totalmente de una tonalidad neogótica fueron las argentinas El Día trajo la Obscuridad (2013) de Diego de Salvo que ganó el premio al mejor largometraje del festival y que aún inscribiéndose en una cierta oleada mundial de cine de vampiros adolescentes se aleja de clichés y dota de una esencia que parece emerger de su estética y de los recursos obtenidos al cultivar el suspenso como lenguaje, lo mismo aplicaría para La Segunda Muerte (2012) de Santiago Fernández que nos gustó un poco más por la originalidad de su historia (y de su villana) que escarba en lo religioso, los sobrenatural, el thriller y el cine negro de marcadas tramas y personajes policiales.

Fotograma de La Segunda Muerte (Santiago Fernández Calvete, Argentina, 2012)

Fotograma de La Segunda Muerte (Santiago Fernández Calvete, Argentina, 2012)

También vimos Mamula (Serbia, 2014) de Milan Todorovic, una historia basada en las leyendas populares y la historia de Europa del este, pues resaltando el lado más siniestro de las historias de sirenas, su belleza y cantos fatalmente seductores, se toma el nombre y los escenarios de la isla Mamula, en el Mar Adriático en Montenegro, que posee un fuerte construido en el Siglo XIX, y que durante la Segunda Guerra Mundial adquirió un cierto halo lúgubre, al convertirse en una prisión de tortura del ejército italiano. Una de sus protagonistas, la también modelo Kristina Klebe, invitada especial, estuvo presente en la proyección para charlar con el público.

Cortos Macabros.

Como mencionaba al inicio fui jurado para buscar el mejor cortometraje mexicano de esta edición, junto con los cineastas Alejandro Iglesias y Pedro G. García, varios trabajos y sus escenas perduran poderosamente en la memoria, en lo personal fue un gusto apreciar un avance en la calidad de producción en muchos de los cortometrajes participantes sobre todo en el sector universitario y de escuelas de cine, en décadas anteriores todos estos “ejercicios” eran mayoritariamente un fiasco, creo que algunos cineastas de las nuevas generaciones han sabido sacar provecho del alcance a nuevas tecnologías para la producción cinematográfica conjugándola con talento, profesionalismo e ideas propias y acertadas; tal vez la línea general que guardan entre sí muchos de los cortos de ficción participantes es la mirada hacia cotidianidad del horror dentro de la cultura global del miedo, cuando el horror está más cerca de lo que creemos, cuando se deja sentir en nuestras calles y en casa, cerca de los seres queridos, este tratamiento basado en un cierto espíritu fatalista “de actualidad”, se sugiere sutil o bestialmente en los cortos El Huésped (Carlos Méndez, 2011), Fenómeno-El Efecto Poltergeist (Leonardo Arturo Domínguez, 2013), Bendición de Madre (Lex Ortega, México, 2013) o M is for Mobile (Gabriel Guzmán Sánchez, 2013);  entre mis favoritos están: Al Morir la Vie (2014) de Alex Agüelles producido por el CUEC, que entreteje la ficción y la animación con buen ritmo para lograr narrar una historia de viajes entre la vida y la muerte, Obscuro (2014) de César García de actualidad brutal al mostrar que la semilla de la violencia tal vez se encuentre en el desentendimiento ante el dolor ajeno y en el dejar pasar, y El Mariachi Loco (2014) de Oliver Izquierdo Gorostieta que nos muestra al psicópata asesino del cine más mexicano que hayamos visto antes, del que se antoja ver un largo o una serie, idea que se sugiere más clara en Kiss of Vengance (Fernando Barrera, México, 2013) con su tarantinesca heroína. Y por supuesto el ganador al mejor cortometraje y dos menciones honoríficas curiosamente estas últimas considerados también en los premios Ariel de la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas 2015: Ulterior (2014) de Sandra Mahute (en los Ariel el corto estuvo nominado como mejor cortometraje documental) y El Modelo de Pickman (2014) de Pablo Ángeles, basada en el relato corto de H.P. Lovecraft, cuyo uso de las voces en la lengua original inglesa del escrito lo dota de algo muy genuino al audiovisual (este corto gano el Ariel al mejor cortometraje de animación). Pero el gran ganador del Premio Macabro de Jade a mejor cortometraje fue I’m Candy de J.B. Minerva (2013) con excelente producción, sobria, fresca, con una fotografía sólida y un ritmo que logra un suspenso al estilo de “horror psicológico” con niños siniestros de los años ochenta, la mezcla ruso-tapatía (hablada en ruso, rodada en guanatos) se impuso. En los cortometrajes no todo fue ficción también hubo documentales, uno que provoca una perturbadora sensación es Los archivos de Santa Teresa (2013) de Ricardo Velasko sobre la escena del performance y la escena cultural satánica-underground en México sobre todo en los años noventa.

Familiar de Richard Powell (EUA, 2012) y la ganadora del Premio Macabro de Onix en la categoría de mejor cortometraje internacional, Selfish People de Jaebin Jan (Corea del Sur, 2013) también van por la misma vía de recrudecer la cotidianidad y el uso de teléfonos celulares, Iphones, facebook y otras tecnologías que se han incorporado en algunas ocasiones elementos claves en las tramas de algunos de los cortos que compusieron los 9 programas con cortometrajes de México y el mundo que Macabro ofreció en 2014 a su público.

Propuesta Macabro.

Algo de lo que más atrajo nuestra atención fueron algunos títulos de las funciones integradas en el programa denominado Propuesta Macabro, una especie de “zona especializada” en los programadores colocaron una selección de documentales y recopilaciones sobre el cine de género, de dos de ellos Más Allá del Mall (Miguel Alvear, Ecuador, 2010) y el documental Frankenstein no asusta en Colombia (Erick Zuñiga, Colombia, 2013) hemos escrito en otra ocasión, dos proyectos fílmicos que nacieron cada uno por su parte a partir de investigaciones sobre cine; otros documentales incluidos aquí fueron Slice and Dice de Calum Waddell (Reino Unido, 2012) sobre el cine slasher y sobre el arriesgadísimo oficio: The Stunt (Sathanapong Limwongthong, Tailandia, 2013) así como la delirante recopilación, scratch film o película de apropiación de Joe Dante, Trailer War (EUA, 2012) solo para estómagos y miradas todo terreno…

Terror del rudo y el regreso de Satán…

DSC_0266 (2)

Satán, La Momia Gigante/Tinieblas, el Capitán Aventura. Foto: Samantha Martínez.

Por iniciativa en conjunto Macabro y su servilleta, como investigador independiente decidimos realizar una muestra del cine que mezcla el horror y la lucha libre para incluirla en la edición XIII, para ello nos dimos a la tarea, desde meses antes del festival de enfocarnos en una investigación que arrojó la contabilización de setenta y dos títulos en total de este tipo de cintas, una curaduría de diez títulos y 5 largometrajes para la muestra exhibida, además del libro también llamado Terror del Rudo, el cine de horror y lucha libre coeditado con Samsara Editorial. Pero los eventos más ansiados y esperados por el público del festival fueron en los que estuvo presente Tinieblas, El Capitán Aventura, quien así pudo convivir con un público que le adora como a un maestro Jedi o siniestro Shit, ya sea como Tinieblas o como Satán. Uno de esos eventos, mencionaba, fue el homenaje que recibió en el Teatro de la Ciudad durante la apertura del festival, otro fue la charla denominada Terror del Rudo: Tinieblas, El capitán Aventura vs The Killer Film, el crítico enmascarado en la Cineteca Nacional el jueves 28 de agosto de 2014, evento en el que el gigante sabio utilizó una máscara que mezcla su tradicional diseño negro con dorado con el de Satán, la momia gigante, villano al que dio vida en la película Las Momias de Guanajuato (Federico Curiel, México, 1970) proyectada al finalizar esta presentación en la que la leyenda de la lucha libre contó pormenores de su carrera de cuarenta y cinco años como atleta, stunt, extra de cine, luchador y actor de televisión, apoyados con un audiovisual en el que exploramos junto con un público bastante entusiasta la faceta poco explorada, el lado B del héroe, pues Tinieblas tiene una destacada trayectoria interpretando a villanos y seres extraños del cine como son una obscura silueta humana en La Puerta y La Mujer del Carnicero (Luis Alcoriza, México, 1968), el mencionado Satán la Momia Gigante, Frankenstein en Santo y Blue Demon contra los Monstruos (Gilberto Martínez, México, 1969) o la momia egipcia en Kalimán, El Hombre Increíble (Alberto Mariscal, México- Egipto, 1972), entre otros papeles, además de ser el doble de Tarzán, para la afamada serie de televisión protagonizada por Ron Ely. La memoria de esa charla y algunas imágenes de tal encuentro quedaron consignadas también en el libro Terror del rudo del cual tendremos una segunda presentación dentro del Festival Macabro XIV, el 21 de agosto de 2015 a las cuatro de la tarde en el Centro Cultural Carranza, como parte de los eventos y proyecciones que los macabros chilangos ya esperan año con año. Así fue el vals que bailamos en el cabalístico e insigne cumpleaños XIII de Macabro, de mucho nos perdimos pero gracias a la constancia en el equipo de trabajo de Macabro tendremos nuevas oportunidades de seguir sus secciones y propuestas, que lo mejor esté por venir y la locura perdure en la edición XIV.

The Killer Film, el crítico enmascarado.

El albúm…