Atravesando los muros

5 04 2015

Cineclub Bravo/ Temporada 2015- Foro El Bicho

RESISTENCIAS GLOCALES, segunda sesión

 

Un brinco p’allá, Dominique Jonard, México, 2000, 20 min.

Muros, Gregorio Rocha, México, 2014, 92 min.

 

En los muros se resumen paradojas porque sobre aquellos se construyen los techos y a su vez delimitan los sitios. El muro sirve para edificar encima y separa los cuartos en las casas y los edificios. También dividen, marginan, limitan, excluyen e imponen sus fronteras con violencia. En esa línea ancestral se simboliza y representa la soberanía de una nación o un territorio y se conjuga el mayor obstáculo para transitar entre países vecinos. El cine es la ventana en la pared. Las pantallas suspenden el mensaje del concreto y el ladrillo, y permiten que en sus paréntesis blancos entren mundos a través de las imágenes. Las películas agitan los imaginarios e implican viajes emocionales y geográficos que nos dejan, a su vez, nuevas inquietudes y deseos sembrados por salir al mundo. La reunión colectiva en un cuarto oscuro frente al reflejo de la fuente de luz, sigue siendo una forma usual para moverse entre el vértigo y la quietud de la mirada desde una butaca.

El cielo se desplomaba la tarde del primero de abril en la ciudad de México. La tormenta que cayó por la tarde en varias zonas del valle trajo granizo, ventarrones y ráfagas de lluvia gruesa y fina que lo empaparon todo. Con una temporada dedicada a las Resistencias Glocales, la segunda sesión del CCB reunió la animación Un brinco p’allá, del realizador franco-purépecha Dominique Jonard, quien elaboró un cortometraje con las historias, voces y dibujos de niños en escuelas de Tijuana y San Diego, con quienes hizo un taller en el que pintaron e inventaron personajes y tramas que acabaron juntas. La historia contiene trazos documentales y pinceladas de ciencia ficción, que retrataron con humor el drama de cruzar la frontera en busca de mejores oportunidades y el clima de intolerancia que se vive en la Unión americana.

muros-stillSiguiendo la línea mestiza, lúdica y libertaria, el documental Muros de Gregorio Rocha, sacudió la pantalla al transportarnos en un road-movie continental que se teje combinado paisajes de desiertos, valles, montañas, ciudades, pueblos, barrios, calles, plazas, cementerios y muros, muchos muros en la urdimbre de entrevistas, testimonios, mensajes de amigos, colegas, familiares, especialistas y protagonistas que participaron en un walk-movie a través de las identidades colectivas e individuales. Con el audiovisual se atraviesan las paredes y en ellas, Rocha proyecta los hallazgos de los pietajes de otras épocas, rindiendo reconocimiento a esos colegas filmadores, que capturaron instantes que dormitan en la eternidad fugitiva hasta que una mirada les dé valor y los haga correr de nuevo para la persistencia retiniana. El realizador lo cuestiona todo, integrando episodios de sus viajes en donde quiso contar la compleja historia del siglo XX a su pequeño hijo, como en una película familiar universal que no sólo evita los lugares comunes y huye de los clichés que existen con los mismos tópicos sobre los migrantes, sino que es capaz de mostrar rendijas de esperanza y de enorme resistencia. Su documental no muestra sólo el drama, sino que recoge la complejidad del laberinto en el que también hay solidaridad y humanidad: Los voluntarios que llevan agua a los migrantes en el desierto, los embajadores que llevan el mensaje de hartazgo e indignación del pueblo saharaui y palestino, los indígenas norteamericanos que defienden sus raíces milenarias.

muros-still-2Con las imágenes de archivo, el director apoya su relato en el que son elocuentes sus críticas a la impotencia e ineficacia de la ONU, lo irracional de los ghettos nazis, lo perverso de los muros judíos ocupando territorios palestinos, lo abyecto de la complicidad con los aislamientos de los saharauis en Marruecos, aislados con bombas antipersonales y disfrazando de ayuda humanitaria la situación que permite el saqueo de los recursos naturales de esa rica región al norte de África. Ineludible acercarse a los vestigios del monstruoso muro de Berlín, que separó destinos y encapsuló un sistema que se vino abajo irreversiblemente, encontrando la fisura en el mensaje manipulador para desmontar la mentira nazi en un contra-retrato del ghetto de Varsovia. Lo dramático de las pugnas intestinas anglosajonas entre cristianos y protestantes, que culminaron con baños de sangre y que fueron capturados en cine super 8. Todas las paredes y bardas, todos los ladrillos llevan a otro muro, en una inacabable muralla de prejuicios, intolerancia, racismo, violencia y abusos a los derechos humanos.

En el trayecto vertiginoso, el cineasta va y viene, queriendo estar cerca del peligro para entenderlo y mostrarlo desde su córnea digital. Hilando sus incursiones en busca de la serpiente metálica que delimita mundos, el autor fue acercándose y recorriendo la edificación de diversas secciones del muro “inteligente” de la frontera entre México y Estados Unidos, que deja pasar substancias, dinero y cuerpos, atravesando territorios antiguos y violentando la tierra con los pilotes, herrajes y estructuras de vigilancia. En un parpadeo se pueden hacer comparaciones entre los campesinos palestinos o mexicanos por su condición de acoso policíaco de las border-patrols.

1-abr-2015- muros-el bicho-gregorio rocha y gabo rdz-foto Claudia Loredo Después de proyectar el DVD, profundizamos en las razones y motivos para realizar este proyecto, inicialmente inspirado en el poema Primero sueño  de Sor Juana Inés de la Cruz y que lo llevó a aprovechar viajes por todo el mundo para acercarse a archivos y protagonistas, a investigadores que le  dieron rutas y mapas, compañeros de viaje que abrieron sus puertas para sumar con su voz al coro sin fronteras. Su intuición y nervio, se fueron  conjugando con otras aventuras. Atravesamos los muros mentales y del lenguaje cinematográfico con lo que el autor concibe como “montajes  disruptivos y acumulativos”, que dejan ver la plasticidad de la imagen-movimiento para crear narraciones y significados. Del público surgió el  reconocimiento y agradecimiento a Gregorio por su trabajo comprometido. Viejas y nuevas amistades asistiendo por vez primera a un cine-debate,  visitantes distinguidos de otras ciudades y luchas comunes por el espacio público a través del arte visual y el ciclismo, estudiantes de la UAM-X  realizando una investigación y cubriendo con entrevistas esta nueva etapa del CCB en el que vamos poco a poco retomando la senda.

Al terminar la sesión y salir en busca de unos tacos, afuera dormitaba la noche empapada.

Gabriel Rodríguez Álvarez, 4 de abril 2015





El Cineclub Bravo es…

10 02 2015

Cápsula promocional del Cineclub Bravo.
Con Gabriel Rodríguez A.
Cineclub Bravo
Edición y cámara: Orlando Jiménez.
México, 2015.

 





¿Qué es el cineclubismo?

6 02 2015

 

Cápsula promocional del cineclubismo.
Con Gabriel Rodríguez A.
Cineclub Bravo
Edición y cámara: Orlando Jiménez.
México, 2015.





Identidades en alto voltaje

24 08 2011


Diferente a un grupo, banda, trío, cuarteo u orquesta, el sonidero es un solitario que amplifica su histrionismo a través de la elección minuciosa de una secuencia de temas, canciones, estrenos, clásicos, novedades que hacen historia con la suela gastada y el quiebre de caderas. De alguna manera representa más al público melómano y bailarín que a las estrellas musicales.

Ramón Rojo, mejor conocido como La Changa ha desplegado su oficio en miles de bailes y fiestas populares. En una larga carrera, junto a otros hoy célebres colegas han acuñado el sustantivo de Sonidero, que sería impensable conseguir con el reconocimiento masivo sin constancia, tradición, ni genialidad en vivo, al mezclar su gusto por los ritmos afrocaribeños en barrios bravos desde Tepito hasta Nueva York en historias sin papeles, pero con imágenes. Veterano de la conducción, La Changa sabe como alimentar a los suyos con dosis de Cumbia para calentar y Salsa para agasajar. Lo acústico contra lo burócrata: mover el tambo, menear el bote, sacudir la polilla. En bailongos perpetuos hervidos en sudores de jubilo, gusto, iniciación y desenfreno. La vida en las pistas es movida y detrás del micrófono se mira el mundo como en una infinita marea de parejas bailando. Iria Gómez consumó la hazaña de estar cerca y ser medium para el autorerato del gurú del sonido en acción.

Así acabó la sesión del 20 de agosto 2011 del Cineclub Bravo, con pasos de baile y escalas lanzadas por el DJ Katacumbias, que hizo su aparición bajo una capa tornasoleada. En uno de los nichos del altar del soundsystem estaría el degenerado-regenerado Don Ramón Rojo Villa. La Changa es una institución dentro del gremio, considerado el artesano mayor con quien hay que compartir la escena para ganar respeto y consideración profesional. Su historia personal es la de millones que se abrieron paso a contracorriente y hoy han logrado hablar de sí mismos en tercera persona.

En el debate se tocaron puntos acerca de la importancia de los Sonidos para abrir el paisaje musical en los 70 y 80, décadas marcadas por la marginalización de sectores sociales y la exclusión económica. Asimismo sobre el valor del documental que presenta un enorme sector generalmente invisible no sólo en Estados Unidos sino para los propios mexicanos sobre la enorme cantidad de paisanos que han cruzado la frontera buscando una vida mejor. Las reflexiones generaron muchos consensos sobre el perfil de las fiestas de pueblo, las tradiciones llevadas a los Estados Unidos y la forma en que se abren camino ya millones. Del otro lado no es blanco o negro, hay matices y aunque hay desgarramientos culturales no falta la alegría del sueño consumado por más distante del pueblo dejado atrás. Se cierra el ciclo Migrando a lo bestia y antes del sonidero pródigo de Tepito sobre la pantalla transcurrió el dilema de Free-Jolito, hombre frijol que cruzando a los States y es víctima de la peor traición… En esta ocasión se invitó por primera vez a la productora Grand Royal a los cortos de aperitivo y después de recibir un Tuiteo positivo, confiamos en explorar más ese catálogo de ironías y dedicación a la plebe con estilo y finura, que nos hizo recordar el voltaje de los Chaquet Films.

Como nos hizo ver el tour de La Changa mezclado con la tragicomedia fronteriza, allá es la vida en la tierra prometida de la chatarra delux, pero los espíritus todavía se juntan en torno a la hoguera acústica del mantra materno. Acá nos reunimos para intercambiar visiones sobre el transculturizaje necesario, dialogando, recortando las imágenes en movimiento.

+ fotos: http://mundokino.net/flickr/setimages/72157627045244830

G. R/ 24 agosto 2011

Kata Kumbias Dj'