Amor y dolor: Acuérdate de Acapulco

7 06 2015

El documental Acuérdate de Acapulco (http://acuerdatedeacapulco-film.com) de Ludovic Bonleux (2013), recorre un laberinto costeño al pie de esa portentosa ventana marina, que también ha visto correr los mares rojos desde antaño. La encrucijada audiovisual cita evocaciones y memorias de fantasmas, espectros y caídos de otros tiempos. Además de los nombres, apodos y apellidos de las celebridades, frente al mar de ese paraíso turístico también están las cañadas llenas de vidas robadas, y resisten las semillas de los árboles genealógicos que no olvidan.

acapulco614

Como en un film familiar deslavado por los recuerdos alterados, somos lanzados desde La Quebrada para mirar en lo profundo de una sociedad atravesada por el espectáculo y como algas, en la espuma de la pantalla se confunden la mentira de lo real, con lo verdadero de lo falso. Intervenido el celuloide y cosido en la pantalla digital, el fondo natural parecería el mismo, pero le sobra un enjambre de casas en los cerros que miran las olas. Cinco voces cuentan sus historias y con ellas emerge un paisaje que se llena de matices y el encanto del espejismo se desvanece al conocer los pormenores de una cadena de seres explotados, sin que desaparezca un orgullo y amor incondicional por ese rincón privilegiado en el estado de Guerrero. Además de las expresiones del narcotráfico, la presencia amenazante de las fuerzas del orden muestran cómo el libre mercado reordena los monopolios de la violencia, convirtiéndose cada vez más en el centro del problema. Cuando la oferta y la demanda se sintonizan en la ilegalidad, se abren las fuerzas más oscuras. A la guerra sucia de los años 70, se han impuesto las guerras comerciales de las bandas de traficantes y paramilitares que poco a poco, han ido sustituyendo las balaceras políticas con las que el gobierno elimina a sus opositores, haciendo del Estado un vehículo de amenazas, venganza e impunidad.

Acapulco-turismo-noticias-acuerdate-de-acapulcoEl turismo y la sobrevivencia, son el centro y la periferia de la emergencia social acapulqueña. En una población socavada con las migajas del desarrollo y la dureza estatal contra los más pobres, se naturalizó la persecución, el asesinato selectivo, la represión sistemática, el secuestro, las desapariciones forzadas y la criminalización de la protesta social. Los espejos rotos del retrato persisten en un álbum adulterado. Las sombras van tejiendo siluetas de un sistema corruptor y adúltero, que ha provocado una identidad servil al confort del poder económico y al borde permanente del colapso social, pero a la vez digna y en pie de guerra.

En el aparato sentimental del cine, desde el olimpo María Félix desciende y representa a la galería de famosos que contaminaron con su estrellato la bahía. Una película protagonizada por la diva se mezcla en la trama, mandando mensajes de esa perla en el Pacífico, otrora paradisíaca locación para filmar y punto de encuentro de celebridades. Imitando los usos franceses de la Costa Azul, junto a las palmeras floreció la Reseña Mundial de Festivales a finales de los años 50. Del auge dan cuenta las casas de los actores multimillonarios que trabajaban en Hollywood y Churubusco, y que venían a descansar y parrandear bajo el sol o la luna mexicana. Johnny Weissmuller, Mario Moreno Cantinflas y Germán Valdés Tin Tán se han ido, pero la fiesta continúa en Acapulco. En el oleaje de los días, se acumulan atardeceres en el horizonte.

acuerdate de acapulco-1La película está organizada en trazos que intercalan los testimonios del buzo Alfonso Arnold, gran amigo del Comandante Jacques Yves Cousteau; Yolanda que trabaja en un club nocturno y ha visto el deterioro de la plaza, llenándose de malvivientes; Javier El verde Verdín, es un fotoperiodista del diario local La Jornada, que va guiando en las escenas del crimen, fotografiando cuerpos y policías. Sin cinismo acompaña el empeoramiento de la situación en la región; el político local Félix Salgado Macedonio, es un ejemplar de la selva y gama inmensa de luchadores sociales, que explica de dónde surgió y cuenta su historia inmerso en su hábitat natural; Marco Sandoval, es un contador público que se prepara para dar vida a Jesús de Nazaret en los rituales de la Semana Santa y asume el sacrificio por una causa personal. La puesta en escena final, recrea con realismo el sufrimiento del nazareno antes de terminar en la cruz. La cámara está siempre cerca de cada uno, construyendo con naturalidad los retratos y contando con la complicidad de los protagonistas.

Sus tránsitos son los vía crucis que simbolizan el penar mexicano. El páramo de huérfanos, lleno de espinas familiares, morales y económicas. La ritual y atávica escena de dolor y abnegación. La reapropiación de ese imaginario, legítimamente franco-mexicano, llevó al autor a la composición y producción de canciones con letras irónicas y con doble sentido, que toman el estilo romántico de los años 50. También están presentes temas del grupo Lost Acapulco. La inspiración en la decadencia se acerca la desesperante situación que se vive en el puerto, notando las máscaras de la desnudez y exhibicionismo de los adolescentes norteamericanos que solían atascar las albercas con sus hormonas desbordadas en las vacaciones del Spring break. Esa caótica bahía, da mucho trabajo a los administradores, retratistas y amantes de las profundidades. En la superficie de las discotecas, se consuma la celebración del dinero como pasaporte del turismo voraz.

Al finalizar la sesión del 20 de mayo 2015 a la que acudieron varios extranjeros, la conversación con el director se hizo en inglés, desmontando los mecanismos y la narrativa de la película y reconstruyendo el proceso, el detrás de la investigación y los horizontes de las pesquisas actuales del realizador, centradas en ese conflictivo estado. Acapulco entrañable y turístico, la suma de un falso verdadero lleno de clichés y simulacros. La charla continuó a unos pasos de allí con unos mezcales. Nombre es destino y los guerreros no van a apaciguarse fácilmente en esa tierra sureña, llena de alegrías, exuberancia, tragedia y sangre.
Gabriel Rodríguez Álvarez, 6 junio 2015


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: